miércoles, 7 de julio de 2010

CARTA VIEJA SE TOMARÁ EL NORTE

Ron. El técnico William De Gracia en pleno proceso de envasado del producto. Especial para La Prensa/ Boris Gómez

En Panamá el ron se bebe a sorbos rápidos. Hasta abril pasado su producción alcanza los mil 987 litros, precedida solo de la reina de las bebidas embriagantes: la cerveza.

No obstante su acelerado consumo local, las empresas roneras Varela Hermanos y la Central Industrial Chiricana impulsan nuevas estrategias para tener una mayor presencia en el mercado internacional.

Varela Hermanos ya exporta el Ron Abuelo y el Ron Cortez a más de 10 países, mientras que la Central Industrial Chiricana hace lo propio a Costa Rica y Bolivia con su Ron Carta Vieja. En los próximos días sale el primer contenedor de este ron hacia Miami, Estados Unidos.

“Serán las primeras mil cajas que enviamos al mercado de Miami. Se han mercadeado en ferias y tenemos un contrato con la distribuidora International Wine Spirit”, explica Farid Gozaine, gerente de la Central Industrial Chiricana.

Dice que la empresa espera tener éxito, toda vez que en los muestreos se ha confirmado que los consumidores hispanos y anglosajones de Miami aceptan un ron menos pesado que los caribeños. El Ron Carta Vieja, agrega Gozaine, entrará bajo las especificaciones estadounidenses de un 40% de alcohol; sin embargo, el tratamiento en el proceso de añejamiento y la aplicación de la fórmula para preparara el ron, lo hacen más ligero que los de otros países.

Preparando el trago

Los preparativos para introducir el ron panameño a Estados Unidos se dieron hace cuatro meses y hoy solo faltan algunos elementos como el etiquetado, que será cambiado al idioma inglés. De esta manera, el ron Extra Claro se denominará Silver (plata); el ron Claro será Light (ligero) y el Añejo se mantendrá con el mismo nombre, es decir, no será traducido.

Carta Vieja vende en el mercado nacional alrededor de 80 mil cajas al año, que suman alrededor de 960 mil botellas de ron. El mayor consumidor de este producto es la población de la provincia de Chiriquí, que consume el 30% de la producción. Central Industrial Chiricana también produce al año unas 40 mil cajas de Ginebra Holandesa y 20 mil de Seco Chiricano.

Según Gozaine, la capacidad instalada de producción de ron al año puede subir a unas 200 mil cajas al año, pero todo depende del éxito que la exportación y el mercadeo interno tengan sobre la demanda.

Para mejorar el proceso de producción, la empresa se hizo de los servicios del maestro ronero venezolano Jaike Soto, quien vino con la intención de mejorar el proceso final del ron.

Actualmente Soto está a cargo de un remanente en la producción, para asegurar el sabor y ligereza que los mercados exigen.